miércoles, octubre 20, 2021

Las personas LGB y las mujeres, las mayores víctimas del «revenge porn»

-Publicidad-

Una encuesta revela que 1 de cada 25 estadounidenses ha sido amenazado o ha sido víctima del «revenge porn», y los colectivos más afectados son las mujeres y las personas gays, lesbianas o bisexuales.

[divider]Actualidad | Ley y Orden[/divider]

Lo que te vamos a contar puede parecerte una obviedad porque es muy probable que te haya ocurrido (incluso puede que varias veces) o conozcas a alguien al que le ha pasado: una ex-pareja que amenaza con publicar fotografías o vídeos íntimos con el único propósito de humillarte públicamente.

-Publicidad-

Para que quede claro, el «revenge porn» no es lo mismo que cuando te vienes arriba por whatsapp y pasas un vídeo que no deberías pasar que acaba donde no querías que acabara. Aunque podría llegar a considerarse así. El «revenge porn» es, como su propio nombre indica (¡boba!) un acto de venganza, y suele llevarlo a cabo una ex-pareja o alguien que ha hackeado tus cuentas online. Y por increíble que parezca, es algo que ocurre mucho más a menudo de lo que pensamos.

Una encuesta realizada por el Centro de Investigación Innovadora en Salud Pública de Estados Unidos entre más de 3000 personas mayores de 15 años ha descubierto que 1 de cada 25 americanos (unos 10 millones de personas) han sido amenazados o han sido víctimas del porno de venganza; y además han comprobado que los colectivos más afectados (nunca imaginarás lo que viene a continuación) son las mujeres y las personas que se identifican como gays, lesbianas o bisexuales.

- Publicidad-

Un 15% de los encuestados que se identificaban como LGB aseguran haber sido amenazados por una ex-pareja con publicar imágenes íntimas sin su consentimiento, y un 7% vio cómo la amenaza se hacía realidad. En cuanto a las mujeres, un 10% de las menores de 30 habían recibido las amenazas y un 6% vieron publicadas las imágenes.

En cuanto a los hombres, y fíjate que esto es muy curioso, el ratio de exposición era muy similar al resultado general; pero reciben muchas menos amenazas.

La investigadora principal del estudio, Amanda Lenhart, ha explicado a The Washington Post que las víctimas de este tipo de venganzas suelen pasar por una «experiencia devastadora» que puede producirles un gran dolor emocional e incluso provocarles problemas de confianza y laborales (sobre todo si sus trabajos son de cara al público). En algunos casos, señala Lenhart, algunas de las fotos se han llegado a publicar junto al nombre y los datos personales de la persona que aparecía en ellas; poniendo además en riesgo su propia seguridad física.

Lenhart ha explicado que además de preguntar por los casos en los que el «revenge porn» ha llegado a sus últimas consecuencias también preguntaron si los encuestados habían recibido amenazas porque ésta es una táctica de chantaje sufrida habitualmente por las víctimas de violencia doméstica.

En septiembre de este año conocíamos el caso de Tiziana, una joven italiana que se suicidó al no poder soportar la presión social provocada por su ex-novio al publicar varios vídeos de la chica manteniendo relaciones sexuales. Eso llevó a que las autoridades de medio mundo intentaran dar consejos sobre seguridad online, aunque en la mayoría de los casos erraban el tiro y culpabilizaban a la víctima en lugar de al agresor:

Evidentemente tú puedes hacerte las fotos que te dé la gana y luego decidir con quién quieres compartirlas o no. El delito no lo cometes tú, lo comete el que difunde esas imágenes sin tu consentimiento.

Aunque te parezca mentira éste es un debate que llevamos tiempo manteniendo en la redacción porque, no te voy a engañar, alguna vez hemos publicado fotos del famoso de turno en bolas que han sido difundidas por una ex-pareja o por alguien que ha hackeado su teléfono. Y como queremos que nos llaméis muchas cosas, pero no hipócritas, hemos decidido no volver a publicar ese tipo de imágenes nunca más. Habrá que esperar a que se despisten y se saquen la churra en público o le echen un par de huevos y se hagan una sesión de fotos con su traje de cumpleaños.

Lo sentimos.

P.D.: Los artículos que ya tenemos publicados que se pueden considerar «revenge porn» por ahora no los borramos, básicamente porque nos podemos volver locas encontrándolos.

[divider]Fuente: The Washington Post[/divider]

 

¡UN MOMENTO!

En LASUPERQUEER.COM llevamos desde 2012 explicándote la actualidad LGTBI+ como nadie te la cuenta. Durante años pudimos dedicarle una gran parte de nuestro tiempo, pero en las actuales circunstancias empieza a ser incompatible mantener a la web (y a nosotros) con vida.
Monetizar una web como ésta sin perder la capacidad de ser críticos y aportar opinión es muy complicado, y por eso si alguna vez has pensado que nuestro trabajo era importante te pedimos que colabores y te hagas Patreon de la web. Son 2$ al mes y cuantos más seamos más tiempo podremos dedicarle a la página.

La situación es crítica, y si en un par de meses no conseguimos que el proyecto sea rentable es probable que LASUPERQUEER.COM desaparezca en 2021. ¿Nos echas una mano? 

Hidroboyhttp://lasuperqueer.com
Tengo Onlyfans y mucho sueño.

¡A DESPELLEJARSE!

-Publicidad-
X