sábado, octubre 16, 2021

¿Por qué el COGAM insiste en que en Madrid está todo fenomenal?

-Publicidad-

Empieza a ser un poco lamentable, pero lo de las agresiones al colectivo LGTB en Madrid se ha acabado convirtiendo en un culebrón. Y no sabemos realmente por qué. Si yo soy (sí yo, como ente supremo) el colectivo LGTB más importante de la comunidad de Madrid y hay un hermano pequeño que me dice «Oye, mira lo que estamos notando» y me pasa un listado con 64 agresiones contabilizadas, pues me preocupo y me pongo manos a la obra para que en lugar de un capítulo de Juego de Tronos esto sea un capítulo de final de temporada de Anatomía de Grey (ya sabes, que uno acaba moribundo y todos arriman el hombro para operarle durante 70 horas).

Pero no. Desde el COGAM han decidido empezar una guerra contra Arcópoli (para qué vamos a andarnos con eufemismos si todos sabemos de lo que estamos hablando) porque al COGAM parece que no le hace mucha gracia que cuando se habla de las agresiones en Madrid los medios (generalistas o más mariconciles, como nosotros) se dirijan a Yago Blando o a Rubén Lodi en lugar de a Jesús Grande o a cualquier otro miembro de COGAM. ¿Y por qué les molesta tanto? Pues imagino (repito, imagino) que por varios motivos. Por un lado, les puede molestar porque cada vez que Arcópoli aparece en medios hablando sobre el tema o explicando lo que hacen es inevitable preguntarse dónde está el COGAM. También puede que les moleste que la visibilidad que están adquiriendo las asociaciones LGTB no tradicionales les afecte cuando llegue el momento de, por ejemplo, reunirse con el político de turno que luego reparte las subvenciones.

-Publicidad-

 

Pero el gran problema que tiene el COGAM (y la FELGTB, que están ahí pero como si no estuvieran) con Arcópoli es otro más sencillo: si dicen que las asociaciones más jóvenes tienen razón están reconociendo que no están haciendo bien su trabajo.

- Publicidad-

Todo esto te lo explico porque hoy en el Huffington Post ha aparecido un artículo escrito por Antonio Arroyo (uno de los históricos del COGAM, tan histórico que el propio COGAM le dio un premio -¿no es maravilloso crear unos premios para entregártelos a ti mismo? ¿¡por qué no lo hemos hecho en esta web todavía!?-) en el que vuelve a aparecer la cantinela que desde la asociación madrileña llevan un par de semanas repitiendo. Tanto en artículos en El Mundo, como en entrevistas en la radio, como en tweets; la consigna del COGAM está clara: Madrid es una ciudad segura, no hay un repunte de las agresiones (y si las hay es porque han aumentado todas las agresiones por culpa de la crisis ¿¿??), y lo que pasa es que algunas asociaciones -Arcópoli- están dándole bombo a datos poco contrastados para conseguir protagonismo creando de paso una alarma social inapropiada.

Como el propio Antonio Arroyo es muy claro en las intenciones de su texto, te reproduzco aquí la parte en la que habla de este tema:

En los últimos tiempos se está produciendo un fenómeno mediático, fomentado desde ciertas asociaciones LGTB+, sumamente preocupante, por dos razones: la primera, porque se está poniendo el foco sobre una realidad que en sí misma es deplorable, a saber, el hecho de que en nuestro país, y, más en concreto, en una ciudad supuestamente abierta y tolerante, como lo es Madrid, se estén produciendo ataques o agresiones a personas LGTB+ por el simple hecho de serlo y manifestarlo públicamente; y la segunda, porque el clima que se está generando como consecuencia de la repercusión mediática de esos hechos llega a ser de carácter poco menos que paranoico, al incluir llamadas al cuidado y vigilancia que debemos tener las personas LGTB+ para evitar esos ataques o agresiones.

Pues bien, sin negar la verdad que se esconde tras esas denuncias, esto es, que aún existe un reducto importante de odio, a veces muy agresivo, a quienes tenemos una orientación sexual o identidad de género diferente a la mayoritaria, y sin escamotear ni un ápice de reconocimiento y mérito para aquellas asociaciones que hoy hacen bandera de su vigilancia ante esta manifestación de los llamados delitos de odio, creo que tampoco podemos caer en la paranoia. España, en general, y Madrid, en particular, son lugares donde las personas LGTB+ pueden sentirse seguras. Lo que no quiere decir, evidentemente, que no haya casos de agresiones reales a personas LGTB+ que deben de ser vigilados, combatidos y, dado el caso, policial y penalmente perseguidos. Pero de ahí a extraer la conclusión, como, intencionadamente o no, se da a entender, a partir de datos no suficientemente contrastados y convenientemente analizados, de que nuestra vida o integridad física, por ser LGTB+, corre riesgo, hay un paso enorme en el vacío que no deberíamos dar. Que queda mucho camino por recorrer para alcanzar la igualdad real: cierto. Que no podemos vivir con miedo o temor a una agresión: también cierto. Y a partir de ahí, dialoguemos sobre cómo afrontar de mejor modo esa realidad, que no por ser puntual, es menos preocupante.«

Es bastante fácil imaginar el grupo de Whatsapp del COGAM en el que se ha pedido que por favor salga a la palestra alguien que no sea el presidente (el que comparaba el Orgullo con un partido de fútbol para justificar su comercialización) para poner un poco de cordura en el tema. Por eso Arroyo no es demasiado contundente a la hora de mandar a la mierda el trabajo de las otras asociaciones pero no deja de meter un poco de cizaña con frases como «fenómeno mediático fomentado desde ciertas asociaciones LGTB+» o «de ahí a extraer la conclusión, como, intencionadamente o no, se da a entender, a partir de datos no suficientemente contrastados y convenientemente analizados«.

No deja de ser curioso que el COGAM insista en que los datos de las demás asociaciones no son válidos o no están contrastados cuando desde esta web, por ejemplo, les insistimos día sí y día también en que nos enseñen sus datos (que suponemos están contrastados y analizados) y recibimos la callada por respuesta. Probablemente no ofrezcan esos datos por el sencillo motivo de que no los tienen, y es que a pesar de contar -según dicen- con su servicio de ayuda a las víctimas de las agresiones cuando varias personas se han puesto en contacto con el COGAM para pedir ayuda les han derivado directamente a Arcópoli. Y esto no es una elucubración nuestra, esto nos consta tanto porque nos lo han dicho algunas de las víctimas. Y no, no me refiero sólo a tweets como éste:

Voy a ponerlo en mayúsculas, negrita y formateado porque quiero que esto quede bien claro:

EL COGAM DERIVA A LAS VÍCTIMAS DE AGRESIONES LGTBFÓBICAS A ARCÓPOLI

Lo que intenta hacer el COGAM es restarle importancia al tema para calmar los ánimos (políticos y económicos -hola, AEGAL-) de cara tanto al MADO de este año como al World Pride del año que viene. Y eso, aunque joda escucharlo, es pervertir el activismo; algo que debería dolernos a todos, especialmente a los cientos de voluntarios y colaboradores del COGAM que se han dejado y se dejan la piel para trabajar por la igualdad del colectivo. Nosotros somos los primeros que estamos a favor del dinero rosa, pero no a costa de vender todo el chiringuito. No es diferente a cuando Alfonso Llopart escribía desde la Shangay una oda a Ana Botella en la que dejaba caer la idea de que tal vez era hora de dejar de celebrar el Orgullo en Chueca y llevárselo a recintos privados para no molestar.

Y lo peor es que esta estrategia ya está dando sus frutos. Hace un par de semanas el Ayuntamiento de Madrid aprobaba una propuesta de Ahora Madrid y el PSM para adoptar medidas contra el aumento de las agresiones LGTBfóbicas en la ciudad:

Pero en cuanto el presidente del COGAM publicó su ya famoso artículo de opinión en El Mundo diciendo que no había un aumento de las agresiones pero sí de la visibilidad… El discurso político ha cambiado tanto en el PSM

Como en Ahora Madrid:

Curiosamente, y aquí nos quitamos el sombrero (porque no queda otra) el único grupo municipal que sigue manteniendo su postura en este tema es Ciudadanos.

Ahora que venga alguien del COGAM a decirme que su asociación no está haciendo más daño que otra cosa.

Pero si hay un grupo de personas que deberían estar tremendamente ofendidas por esta estrategia de lavado de imagen del COGAM son las 64 (por ahora) víctimas de delitos lgtbfóbicos en Madrid. Porque ya van varias veces que el COGAM insinúa que lo vuestro son «supuestas» agresiones -no lo digo yo, lo dijo Jesús Grande-, que sin una denuncia (o sin haber pasado por sus teléfono -recordemos, teléfono que deriva a Arcópoli-) NO CONTÁIS. No os están pegando, no os están molestando, estáis creando una alarma social innecesaria y lo que vais a leer a continuación no es síntoma de un problema de LGTBfobia en Madrid, es que como Pedro Sánchez y Pablo Iglesias no han llegado a un acuerdo y vamos a repetir las elecciones en el país, el ambiente social está muy tenso:

La ristra de excusas que puedan inventarse desde el COGAM o desde la FELGTB es inmensa. Ya han cargado contra Arcópoli, han cargado contra nosotros y contra otros medios LGTB por hacernos eco de las agresiones. Alarma social, prensa rosa, sensacionalismo… Van a seguir usando todos los términos despectivos que se les ocurran para evitar reconocer una realidad que les ha estallado en la cara y es que en menos de 6 meses llevamos contabilizadas 64 agresiones en la ciudad de Madrid y ellos no han hecho lo que deberían haber hecho para luchar contra esa situación.

El infierno siempre son los demás.

Menos cuando toca cobrar.

P.D.: Y como según el COGAM desde este medio estamos creando una alarma social innecesaria a base de sensacionalismo y prensa rosa, hemos decidido dar un paso más y vamos a instalar en la barra lateral un contador de las agresiones LGTBFóbicas en Madrid que contabilicemos en 2016. ¿Es sensacionalista? Sí. Pero algo me dice que al que le partan la cara por ser marica en alguna calle de Madrid no le importará que un medio que no se va a llevar un duro por esas estadísticas le tenga en cuenta.

P.D.2: Si tienes la mala suerte de ser agredido en la ciudad de Madrid, ponte en contacto con el Observatorio contra la Homofobia, Transfobia y Bifobia a través de su página web o por teléfono al 618 547 166. Y te decimos esto porque si te pones en contacto con el COGAM o la FELGTB te van a dar ese teléfono igualmente. Ahórrate el paso.

¡UN MOMENTO!

En LASUPERQUEER.COM llevamos desde 2012 explicándote la actualidad LGTBI+ como nadie te la cuenta. Durante años pudimos dedicarle una gran parte de nuestro tiempo, pero en las actuales circunstancias empieza a ser incompatible mantener a la web (y a nosotros) con vida.
Monetizar una web como ésta sin perder la capacidad de ser críticos y aportar opinión es muy complicado, y por eso si alguna vez has pensado que nuestro trabajo era importante te pedimos que colabores y te hagas Patreon de la web. Son 2$ al mes y cuantos más seamos más tiempo podremos dedicarle a la página.

La situación es crítica, y si en un par de meses no conseguimos que el proyecto sea rentable es probable que LASUPERQUEER.COM desaparezca en 2021. ¿Nos echas una mano? 

Hidroboyhttp://lasuperqueer.com
Tengo Onlyfans y mucho sueño.

¡A DESPELLEJARSE!

-Publicidad-
X