miércoles, julio 1, 2020

A Marlaska no le parece mal que te sometas a una “terapia de conversión”

En una entrevista en La Otra Crónica, el Ministro del Interior español no se plantea prohibir las “terapias de conversión” y asegura que un adulto “se puede someter” a ellas “si lo hace voluntaria y libremente”


Fernando Grande-Marlaska no está teniendo su mejor semana… Y NOSOTRAS TAMPOCO!

ACLARACIÓN: La culpa de que estemos comentando ahora esta entrevista a Marlaska, que se realizó el pasado mes de junio de 2019, es de Littlebab, que nos envió una captura con las declaraciones del Ministro sin especificar la fecha. Y por eso está escrito como si esa entrevista fuera actual (literalmente pone: “hace unos días”). Obviamente habrá quien se crea que es todo una conspiración nuestra para tumbar ministros porque tenemos ese poder ¿sabes? Pero en realidad esto es lo que pasa cuando no eres periodista xD

Dicho esto: las declaraciones siguen ahí y la reflexión habría sido la misma si lo hubiéramos publicado en su momento. Y si ésta era la peor semana para publicarlo la culpa es del propio Marlaska. Las explicaciones sobre sus problemas en el Congreso se las pedís a él, que es al que le pagáis el sueldo.

- Publicidad-

desde que fue condenado por el TEDH por no investigar torturas policiales nombrado Ministro de Interior. Y no lo decimos solo por la que se ha liado con la destitución de no sé quién de la Guardia Civil que resulta que ahora es muy mentiroso pero hace unos meses no había medallas para tanta integridad. Es que en una entrevista concedida hace unos días (JAJAJAJA NO) a La Otra Crónica de El Mundo el primer Ministro del Interior abiertamente homosexual del gobierno más progresista de la historia de España no las tiene todas consigo a la hora de dejar claro que las mal llamadas “terapias de conversión” ni son terapias ni deberían ser legales. Y eso nos ha enfadado mucho en la redacción de LA SUPER QUEER y no hay sesión de control al Gobierno que dé más miedo que eso.

En la entrevista de José Luis Romo hay ciertas cuestiones en las que el Ministro no tiene problema en mojarse. Desde la necesidad de que los servidores públicos y las personas relevantes LGTB+ se atrevan a vivir su sexualidad con total normalidad hasta lo poco que hemos avanzado en materia de igualdad real y social.

Marlaska carga duramente contra Ciudadanos, defendiendo el veto de los organizadores de los Orgullos del año pasado a la formación política tras sus pactos con la extrema derecha y acusando a Albert Rivera de hipócrita por la infame foto de Colón: “Cuando hacen la foto a Rivera allí, hay una bandera arcoiris y una bandera trans. Eso estaba buscado ex profeso. ¿Qué quería? ¿Limpiarse la cara con nosotros? La plaza estaba llena de banderas españolas, con todo su derecho, no veía en esa proporción banderas arcoiris o trans pero en la foto de Rivera aparecían. Es que no creo que sepa ni cuál es la bandera trans.

Lástima que a nosotros esa crítica nos resulte tremendamente divertida, sobre todo cuando añade que “en estas cosas no se puede banalizar. Por eso cuando uno se codea con V🤮X tiene que ser consciente de lo que asume y nos acordamos de aquella foto de 2017 que nadie del PSOE nos supo explicar en su momento:

Esto sí. Colón no.

Pero dejando a un lado el hecho de que el PSOE mandó a un político abiertamente gay a manifestarse junto a los que quieren recortar sus derechos, sí que hay un tema en el que Grande-Marlaska no se corta un pelo y deja bien claro por qué está en contra de los vientres de alquiler:

“¡No, por favor! Y no sólo porque forme parte de un gobierno socialista, sino por convicción personal desde hace tiempo. No me cabe la idea de una mujer que de una forma consciente, voluntaria, sin coacción directa o indirecta asuma una gestación para después entregarle ese ser a otras personas, es decir, que emocionalmente pueda hacer eso. Lo asumo en casos muy concretos que no admiten, para mí, regulación. Esa cosa de una hermana que ayuda a otra con cáncer… No niego que esas cosas puedan pasar, Ciudadanos ya utiliza estos supuestos para pedir una ley pero son tan específicos que no se pueden regular. Lo de la gestación subrogada, no seamos cínicos, estaba pensado para otras personas, en este caso, para los gays. Y yo siempre digo no a la utilización de la mujer. Sólo piensa en qué tipo de países se están dando estos casos.”

Pero esa contundencia de primer Ministro de Interior español, abiertamente gay, progresista y socialista se desvanece en cuanto le preguntan por las “terapias de conversión” porque:

Cada uno se puede someter, si lo hace voluntaria y libremente, a esas terapias“.

Vamos a reproducir el párrafo entero porque ahora alguna se pensará que estamos tergiversando como si fuera yo David Enguita. A la pregunta: “Como juez, ¿cree que son legales las terapias para reorientar la homosexualidad? Rocío Monasterio y otros miembros de V🤮X pedían libertad para que los padres llevaran a sus hijos a estos tratamientos.” el Ministro de Interior del gobierno más progresista de la historia responde:

Cada uno se puede someter, si lo hace voluntaria y libremente a esas terapias, algo que yo dudo mucho que se haga conscientemente porque es la negación de uno mismo. Ya no voy a hablar de legalidad ni de ilegalidad, el trasfondo es de mayor entidad, es la negación de la identidad humana.

Y cuando Romo le pregunta por un hijo de 16 años al que sus padres obligan a acudir a esas terapias, Marlaska dice que bueno, que: “Entonces podremos valorar si esa actitud de los padres puede derivar en alguna circunstancia que pueda determinar la intervención de la autoridad públcia en beneficio del menor“.

A ver si lo hemos entendido:

Marlaska está en contra de legalizar los vientres de alquiler porque son una cosificación de las mujeres. Bien. Y sí, hay casos en los que esa práctica puede realizarse de forma altruista, pero no vale convertir la excepción en norma para justificar ir a Ucrania a comprar un bebé. Todo perfecto.

Pero las “terapias de conversión”, que la comunidad científica ha dejado claro que no solo no funcionan sino que son pura y simple tortura y resultan tremendamente perjudiciales para la salud física y mental de los que se someten a ellas (adultos o menores, voluntaria o involuntariamente)… Eso no lo ilegalizamos. Porque “cada uno puede someterse si lo hace voluntaria y libremente“, aunque duda mucho “que se haga conscientemente porque es la negación de uno mismo“. El Ministro duda de que una persona se someta a esas terapias de forma consciente, pero acepta que se someta de forma libre y voluntaria.

Que una mujer no se puede someter voluntariamente a una gestación, pero un maricón que seguramente no es consciente de lo que está haciendo sí puede someterse libre y voluntariamente a que le den electroshocks y hostias hasta que deje de ser maricón.

¿Soy el único que no entiende el razonamiento de Marlaska o me estoy volviendo más loca?

Porque a mí no me suena muy lógico. Y si el Ministro me va a decir que puedo someterme a una “terapia”, entonces me está diciendo que puedo curarme algo. Y si puedo curarme algo es que estoy enfermo. Y si estoy enfermo:

¿DÓNDE ESTÁ MI PAGUITA, MARLASKA?

Cualquiera pensaría que un hombre cis-gay del PSOE entiende perfectamente que la orientación sexual no es una elección y, por lo tanto, no puedes devolverla si no te gusta. Claro que a lo mejor ahí Marlaska no está hablando como el hombre abiertamente gay que llega a ser juez y Ministro, sino como el Ministro al que su orientación sexual no le pesa a la hora de no querer buscarse una pelea con la Iglesia Católica en España (porque no nos engañan, Alcalá es España), que sigue organizando y promoviendo una práctica que el parlamento europeo ya exigió en 2018 que fuera prohibida.

Por suerte para todos (voy cerrando antes de que me dé por hacer una broma sobre lo mucho que a Marlaska le importa que en Europa le hablen de torturas), y aunque a nivel estatal en España ese tipo de prácticas existen y son legales, la propia ILGA destacó hace muy poco que el país es de los que más está luchando contra esta monstruosidad. Aunque no hay una ley que las prohíba en todo el territorio nacional, varias Comunidades Autónomas han hecho ya el trabajo de Marlaska prohibido ya estas “terapias”: Madrid y Murcia en 2016, Andalucía en 2017 y Aragón y Comunidad Valenciana en 2018.

Ese mismo informe de ILGA, presentado en febrero de este año, señalaba a 2020 como un año crucial para la lucha contra las “terapias de conversión”, porque países como Chile, Australia, Canadá, México, Francia, Reino Unido y la propia España (a nivel estatal) tenían en mente presentar proyectos de ley en ese sentido.

Aunque leyendo al Ministro a lo mejor aquí no hacía falta una pandemia mundial para que al final no sea así.

Hidroboyhttp://lasuperqueer.com
Tengo Onlyfans y mucho sueño.

¡A DESPELLEJARSE!

Publicidad
13,819FansMe gusta
1,556SeguidoresSeguir
7,133SeguidoresSeguir
904suscriptoresSuscribirte

LO ÚLTIMO

Publicidad
X