sábado, septiembre 25, 2021

«Cómo defender a un asesino» y el sexo

-Publicidad-

«Él me hizo esa cosa en el culo que me hizo llorar.» Si tuviéramos que elegir una frase que englobara el sentir marica de ese apasionante puzzle televisivo de intrigas asesinas llamado Cómo defender a un asesino sería sin duda ésa. (Pocas emociones más profundas que aquellas que acaban entre nalgas, ¿verdad, Cariños?)

Producida por la prolífica Shonda Rhimes (responsable de los también exitosos seriales Anatomía de Grey y Scandal), esta creación del abiertamente marica gay Peter Nowalk para la cadena estadounidense ABC fue uno de los grandes éxitos de la pasada temporada en la televisión generalista yanqui.

-Publicidad-

Las retorcidas andanzas de una brillante abogada criminalista interpretada por una soberbia Viola Davis y del reducido grupo de estudiantes de Derecho a los que da clase y que la ayudan en sus casos enganchó a millones de televidentes en todo el mundo. Y no sólo éso. También introdujo en nuestro imaginario sarasa a uno de los personajes homosexuales con más chispa de los últimos años: El Connor Walsh encarnado con sensual chulería por Jack Falahee.

Uy, uy, uy…esa camiseta…

Dentro de la enrevesada trama de Cómo defender a un asesino, Connor es el inteligente estudiante narcisista gay, follador ligón, manipulador astuto del equipo estudiantil capitaneado por la abogada protagonista que aunque va de chico duro tiene en el fondo un ramalazo de nenaza corazón de oro.

- Publicidad-

Gracias al astuto trabajo de Falahee lo que podía haber quedado como un arquetipo marica con un interés anecdótico en la línea argumental de la serie, se ha convertido en uno de sus incuestionables referentes.

Pero vayamos a la frase del culo...(esa parte del cuerpo que tantas lágrimas hace derramar de dolor o de placer según la pericia semental de turno) Aunque en las cadenas de televisión yanquis de cable o en las web series son normales las escenas de sexo explícito, en una cadena nacional como la ABC no lo son tanto. Pues bien, en uno de los primeros capítulos de la producción de Shonda Rhimes el empotrador de la serie se tira a un bello ejecutivo en la sala de fotocopiadoras de su empresa…

…una secuencia cachondona y bastante light entre dos machos que el jovencito follado resumía luego uniendo gozo de rosetón y lágrimas. Y hete aquí que nuevamente el puritanismo estadounidense se alzó en protestas ante lo que algunos televidentes definieron como «rimming» demasiado gráfico para una cadena como ABC. Menos mal que Shonda Rhimes puso los puntos sobre las íes a través de twitter en la réplica que dió a una de sus iracundas seguidoras quejosa de las muchas «escenas gay» de su producción:

«No hay «escenas gay» (en la serie). Hay escenas con personas. Si usas la frase «escenas gays» no sólo llegas TARDE a la fiesta sino que además NO ESTÁS INVITADA a ella.»

Calentando ya  motores para lo que será la segunda temporada de Cómo defender a un asesino, su creador Peter Nowalk ha prometido más sexo, seguir ahondando en el carácter vulnerable de Connor y manejar con el tacto que merece el desarrollo del tema del VIH que afecta a otro de los personajes.

Definición gráfica de «más calientes que el pico de una plancha»

Dentro de las muchas intrigas dejadas sin resolver de cara a la nueva tanda de capítulos, nos preguntamos qué nuevas delicias sexuales le desvelará el marica de la serie a la denominada América profunda, ese sector cavernario de la población estadounidense que cree en la supremacía de la raza blanca, sigue literalmente cualquier máxima del Antiguo Testamento que huela a odio y sangre, y que forma parte de o apoya a los infames encapuchados del Ku Klux Klan en su propósito de exterminar a los gays. Ojalá nuestro Connor calcine de pecado carnal cada capítulo y excite cavidades y miembros viriles a tutiplén.

Nada mejor que alcanzar el cielo pasando primero por el infierno del placer. Amén.

¡UN MOMENTO!

En LASUPERQUEER.COM llevamos desde 2012 explicándote la actualidad LGTBI+ como nadie te la cuenta. Durante años pudimos dedicarle una gran parte de nuestro tiempo, pero en las actuales circunstancias empieza a ser incompatible mantener a la web (y a nosotros) con vida.
Monetizar una web como ésta sin perder la capacidad de ser críticos y aportar opinión es muy complicado, y por eso si alguna vez has pensado que nuestro trabajo era importante te pedimos que colabores y te hagas Patreon de la web. Son 2$ al mes y cuantos más seamos más tiempo podremos dedicarle a la página.

La situación es crítica, y si en un par de meses no conseguimos que el proyecto sea rentable es probable que LASUPERQUEER.COM desaparezca en 2021. ¿Nos echas una mano? 

Pablo Vilaboyhttp://www.estoybailando.com
Gallego abogando por un musical de Broadway que aúne muñeira, queimada y queso de tetilla.

¡A DESPELLEJARSE!

-Publicidad-
X