domingo, mayo 9, 2021

Acusan a un chico británico de transmitir intencionadamente el VIH a 5 parejas sexuales (y poner en riesgo a otras 6)

-Publicidad-
  • Daryll Rowe, un peluquero de 26 años, está siendo juzgado en Reino Unido acusado de transmitir deliberadamente el VIH a cinco personas y poner en riesgo a otras seis.
  • La fiscal del caso segura que Rowe conocía su estado serológico y no sólo mintió sobre él sino que se negaba a seguir un tratamiento antirretroviral.
  • Algunas de las víctimas han declarado que Rowe les violentó psicológicamente para practicar sexo sin condón e incluso llegó a sabotear preservativos. Incluso llegó a enviar mensajes diciendo «Me he corrido dentro de ti y tengo VIH. LOL. ¡Ups!»

Daryll Rowe es un chico de 26 años, peluquero de profesión, que ahora mismo está siendo juzgado en Reino Unido acusado de haber transmitido el VIH intencionalmente a cinco hombres (cuatro al iniciarse el juicio, un quinto que se añadió al acudir a la policía durante el mismo) y haber puesto en riesgo a otros seis. Daryll conoció a las 10 víctimas a través de Grindr y, según han explicado algunos de esos hombres, o bien les mintió con respecto a su estado serológico, o manipuló los preservativos antes de practicar sexo o incluso se burló de ellos riéndose porque les había transmitido el virus.

En Reino Unido la transmisión intencionada del VIH se considera un delito de lesiones graves y, de ser hallado culpable, Daryll podría ser condenado a cadena perpetua.

-Publicidad-

Aunque a las víctimas de ese tipo de delitos no se les suele ofrecer la posibilidad de testificar anónimamente, la jueza Christine Henson ordenó que las identidades de los 11 hombres se mantuvieran en secreto para que pudieran testificar en vídeo o detrás de un biombo. A pesar de la dureza de los testimonios y del convencimiento de la fiscalía de que Daryll orquestó una «campaña cínica y deliberada para infectar a otros hombres con VIH«, el acusado niega todas las acusaciones e insiste en que es inocente.

Según la fiscal que lleva la acusación, Caroline Carberry, Daryll descubrió que era VIH+ en 2015 mientras vivía en Edimburgo; donde fue contactado por una clínica de salud sexual en la que una pareja del chico había dado positivo. Según los doctores el diagnóstico no pareció afectar mucho a Daryll, pero empezaron a preocuparse cuando el chico se negó a comenzar la terapia antirretroviral. Recordemos que una persona VIH+ en tratamiento antirretroviral puede llegar a ser indetectable, lo que implica que no puede transmitir el virus.

«Se le avisó de que podía ser procesado por transmitir el virus o incluso por poner a alguien en riesgo de contraer el VIH por su culpa. Le dijo a sus médicos que no iba a practicar ningún tipo de sexo sin protección otra vez, pero no acudió a las citas médicas en Edimburgo porque para entonces ya se había mudado a Brighton. No tenía ninguna familia cercana ni ningún tipo de relación con nadie de la zona, aunque sí mantuvo comunicación con un número de hombres a través de la app de citas Grindr» ha explicado Carberry al jurado, «A través de Grindr conoció a los hombres a los que más tarde infectaría o intentaría infectar con el VIH.»

- Publicidad-

Una de las víctimas ha testificado, a través de una grabación policial, que se sintió presionado por Rowe para practicar sexo a pelo. El hombre ha explicado que conoció a Rowe en octubre de 2015 y éste le dijo que no conocía a nadie en la zona porque se acababa de mudar. El encuentro sexual entre los dos tuvo lugar en el coche de la víctima que ha reconocido que, a pesar de que Rowe le resultó intimidante, le creyó cuando le dijo que no tenía VIH. «Me pidió sexo y le practiqué sexo oral. Entonces me pidió más y le dije que no, y empezó a enfadarse. No me amenazó con pegarme, no forcejeó conmigo, pero me decía: ‘Vas a tener que hacerlo si quieres que estemos juntos, necesito a alguien que sea espontáneo.’ Yo le decía que no quería hacerlo, que era horrible hacerlo en un coche en mitad de ninguna parte. Empecé a enfadarme. Fue horrible, de verdad. Al final sentí que tenía que hacerlo.»

Daryll, acudiendo al juzgado.

Según el testimonio finalmente practicaron sexo anal sin preservativo fuera del coche hasta que fueron interrumpidos por un ciclista que pasaba cerca. Daryll quiso continuar pero el chico se negó, lo que hizo que Daryll se enfadara: «Me has estropeado la noche. No me lo puedo creer. Me estás haciendo perder el tiempo.» La víctima llevó a Daryll a su casa pero éste se negó a bajar y siguió presionándole para tener sexo entre unos contenedores. «Estuvo insistiendo como una hora. Me sentí muy vulnerable. Yo no conocía a nadie en esa zona. Al final pensé que me iba a pegar, que acabaría pasando y al día siguiente tendría que ir al trabajo y explicar el ojo morado. No paraba de decirme: ‘Esto se habría acabado ya si lo hubieras hecho cuando te he dicho.’» Finalmente el chico consiguió librarse de Daryll al prometerle que volverían a quedar y volvió a su casa llorando durante todo el camino. Al negarse a quedar con Daryll otra vez, éste empezó a enviarle mensajes insultantes en las que le decía que «Tienes una cara muy fea«, hasta que finalmente (y siempre según el testimonio de la víctima) le envió uno en el que le decía: «A lo mejor tienes fiebre… Tengo VIH. LOL.»

Ese chico dio positivo en VIH en enero de 2016.

Ése no es el único testimonio en el que se acusa a Daryll de haberse reído de alguno de los hombres con los que mantuvo sexo y de haberlos expuesto al VIH. Otra de las víctimas asegura que le envió un mensaje en el que le decía: «Me corrí dentro de ti y tengo VIH. LOL. ¡Ups!» y en una llamada a otro le dijo: «Pinché el condón. Eres tan tonto que ni siquiera te diste cuenta.»

Otra de las víctimas ha explicado que cree que Daryll le forzó para practicar sexo duro y así provocarle heridas internas deliberadamente para poder transmitirle el virus. La víctima ha explicado que al principio de la relación Daryll era «muy amable» y que incluso le daba baños y masajes; pero poco a poco empezó a sentirse atrapado por Daryll, que era un «obseso del control«. Cuando ese chico fue a pasar unos días con su familia, Daryll empezó a enviarle mensajes abusivos diciéndole: «No me has escrito en todo el día… Deberíamos pensar en acabar con esto… Nadie te querrá nunca.»

Tanto esa víctima como la quinta, que se ha añadido durante la celebración del juicio, no se hicieron las pruebas del VIH hasta que la policía detuvo a Daryll y emitió un aviso para que todas las parejas sexuales del peluquero se hicieran la prueba. Este chico, un auxiliar de vuelo, ha explicado al jurado que conoció a Daryll en Grindr y le invitó a su casa. Aunque las primeras veces tomaron precauciones Daryll insitió en practicar sexo bareback asegurando que no tenía VIH, «y yo fui tan estúpido que le creí.» El auxiliar de vuelo invitó a Daryll a quedarse en su casa un par de días en los que practicaron sexo sin protección varias veces, pero Daryll empezó a mostrar un comportamiento agresivo y celoso, hasta que finalmente se marchó, le envió mensajes insultantes y le bloqueó en todas las redes sociales.

Según las pruebas médicas la cepa de VIH del auxiliar de vuelo es muy similiar a la de Daryll.

 

En esta web siempre hemos defendido que la seguridad sexual es una cuestión personal y que dos no follan sin condón si uno no quiere. Aunque en algunos de estos casos podría argumentarse que accedieron a practicar sexo sin protección, el comportamiento de Daryll deja claro que la mayoría sufrieron un tipo de abuso que puede considerarse fácilmente una forma de violencia. Pero aunque la defensa de Daryll (que, recordemos, niega todos los casos) quiera argumentar el consentimiento, hay otros testimonios que parecen dejar claro que Daryll sí tenía intención de transmitir el VIH.

Una de las víctimas es un chico que trabaja en una organización que ayuda a personas con VIH y que se hace las pruebas del VIH cada seis meses a pesar de que nunca practica sexo sin protección. Este chico conoció a Daryll en diciembre de 2015 y quedaron para practicar sexo sin compromiso. Poco después empezó a encontrarse mal y como los síntomas coincidían fue a hacerse la prueba del VIH y descubrió que era VIH+, algo que le sonaba imposible porque no había llevado a cabo ninguna práctica de riesgo. Según su testimonio Daryll utilizó un condón propio, pero no recuerda qué hizo Daryll con el condón después del sexo (si hubiera estado pinchado o roto, lo habría visto): «Si tuviera una máquina del tiempo volvería atrás y usaría mis propios condones, pero ahora es muy tarde. Estoy bastante seguro de que se lo puso. Es algo que siempre compruebo porque mucha gente se lo pone mal.»

Cuando se enfrentó a Daryll por lo ocurrido, éste le dijo que se había hecho la prueba hacía poco y había dado negativa, además de insistirle en que no dramatizara y empezar a pedirle practicar sexo sin preservativo aún sabiendo que el chico era VIH+. Los mensajes de Daryll pidiendo sexo a pelo eran tan explícitos y parecía importarle tan poco que el chico aún tuviera una carga viral alta, que empezó a sospechar que Daryl mentía respecto a su estado serológico. Cuando le dejó claro que aún estaba aceptando el diagnóstico y no tenía ganas de sexo, Daryll contestó con un: «Quejarte y darle vueltas no va a hacer que te cures. Si realmente te gustara no me estarías haciendo esperar.»

El juicio de Daryll continuará durante al menos un mes. La policía no descarta que, ahora que el caso se ha hecho público, aparezcan más hombres que acusen al joven de haberles transmitido el VIH.

En unos días el jurado empezará a escuchar la versión de Daryll, que niega todos los cargos.


DICHO TODO ESTO:

Si hay una cosa en la que todos los expertos y psicólogos con los que he hablado durante muchos años sobre el VIH tienen muy claro es que en el momento en que una persona descubre que vive con el virus su percepción de la salud sexual y la seguridad en sus relaciones cambia radicalmente. El estigma y los prejuicios asociados al virus evitan que esas personas expongan claramente su estado serológico cuando, por ejemplo, utilizan Grindr (además, no tienen ninguna obligación de decírtelo); pero son muy cuidadosas a la hora de mantener relaciones.

Aunque, evidentemente, siempre hay excepciones y hay quien a pesar de conocer su estado VIH+ y tener toda la información pertinente sobre el virus se niega a aceptar esa realidad y pone en riesgo a los demás. Como parece ser este caso.

Si publicamos esta noticia no es para fomentar la serofobia a gogó que solemos encontrarnos en muchos de los comentarios de noticias sobre VIH y relaciones ; si no para que reflexionéis -reflexionemos- sobre nuestra actitud ante el sexo, la salud sexual y aprendamos a detectar conductas nocivas y a protegernos ante ellas (las de todo tipo).

Esto quiero dejarlo excepcionalmente claro para la serofóbica de turno: las personas con actitudes similares a la que supuestamente tuvo Daryll son muy, muy, muy, muy pocas.

Fuentes | Daily RecordPink NewsBBC

¡UN MOMENTO!

En LASUPERQUEER.COM llevamos desde 2012 explicándote la actualidad LGTBI+ como nadie te la cuenta. Durante años pudimos dedicarle una gran parte de nuestro tiempo, pero en las actuales circunstancias empieza a ser incompatible mantener a la web (y a nosotros) con vida.
Monetizar una web como ésta sin perder la capacidad de ser críticos y aportar opinión es muy complicado, y por eso si alguna vez has pensado que nuestro trabajo era importante te pedimos que colabores y te hagas Patreon de la web. Son 2$ al mes y cuantos más seamos más tiempo podremos dedicarle a la página.

La situación es crítica, y si en un par de meses no conseguimos que el proyecto sea rentable es probable que LASUPERQUEER.COM desaparezca en 2021. ¿Nos echas una mano? 

Hidroboyhttp://lasuperqueer.com
Tengo Onlyfans y mucho sueño.

¡A DESPELLEJARSE!

-Publicidad-
X