jueves, mayo 13, 2021

La caída de Madonna y la nada más absoluta

-Publicidad-

A no ser que vivas en una cueva o seas numeraria del Opus, a estas alturas de jueves ya sabes que anoche Madonna se pegó un buen hostión en la gala de entrega de los Brit Awards. Un fallo en el vestuario, una capa maldita, un nudo más liado que una temporada de Scandal. El caso es que la Ciccone no se desató a tiempo y cuando el bailarín de turno tuvo que tirar… arrasó con todo.

Una semana de ensayos y todo se va a la mierda por un cordón mal desatado.

-Publicidad-

Los fallos de última hora son el pan nuestro de cada día en mitad de un espectáculo. Ropa que se engancha, playbacks que entran tarde o mal, apagones, zapatos que se rompen o escenarios que ceden. Es lo que hay. Esos fallos tontos nos pasan a todos en cualquier trabajo: a algunos se les bloquea el ordenador justo cuando están terminando un Excel que llevan 4 horas preparando, a otros se les va la luz justo cuando se les llena la panadería, a otros se les cae el café encima justo antes de una reunión y a otros nos pega una amigdalitis de caballo el día antes de ir a pinchar a una discoteca de Madrid.

Cuando el oficinista se queda sin excel, el panadero sin luz, a la secretaria se le mancha la camisa o al DJ le sube la fiebre tiene dos opciones: hacer un esfuerzo y buscar una solución o salir pitando e irse a llorar a casa. Ahí está la diferencia entre el que es profesional y el que no. Y la diferencia entre el panadero y Madonna, es que si el panadero se cae puede que no lo vea nadie; pero a Madonna la está mirando medio mundo.

- Publicidad-

¡Casi!

El otro día vi una película en la que un personaje le decía a un guionista de Hollywood que lo suyo era muy fuerte, porque en cierta manera ese guionista se codeaba con los Dioses de nuestro tiempo. Eso son los famosos, los grandes artistas: Dioses de la sociedad actual. Pero en realidad no lo son. Caga el Rey, caga el Papa y de cagar nadie se escapa.

Así que, perdonad que os diga esto, queridas amigas ultra fans de Madonna, pero lo vuestro en esta jornada negra para el Madonnismo roza el ridículo.

Desde que la Reina del Pop se pegó el leñazo las redes sociales han estado echando humo tanto para reírse de ella, como para reírse de la situación (que nos parece lo más sano, porque tampoco fue para tanto), como para defenderla, como para ensalzarla a los altares. Y los extremos, como ya sabemos, pues no suelen ser interesantes para la sociedad en ningún aspecto. Es absurdo reírse DE Madonna porque se haya caído, porque todo el mundo se cae; y por supuesto es lamentable reírse de ella porque está «vieja«. Una cosa es decir que una caída como ésa a su edad no es fácil (su edad es un hecho, y no es lo mismo pegarte un guarrazo con 20 años que con 50) y otra cosa es decir que a la abuela le hace falta un andador. Yo soy el primero que aplaude que cada uno haga lo que le dé la gana tenga la edad que tenga, y en el caso de Madonna tiene aún más mérito porque el mundo en el que se mueve premia constantemente la juventud. Y aún sacándole varias décadas a casi todas las divas pop del momento, ella sigue ahí. Eso sí, tampoco seamos hipócritas diciendo lo injusto que es el mundo con las mujeres que envejecen cuando ella misma hace todo lo posible porque parezca que no ha envejecido tanto. A ver si hay huevos de ir a Shirley Bassey y decirle que está vieja.

«¡Tu madreeeeeeeeeeee!«

Madonna no se ha caído por ser vieja. Se ha caído por que no se desabrochó la capa a tiempo, por un error. Igual que cuando a Beyoncé se le enganchó el pelo en un ventilador o Lady Gaga se volvió loca y se estampó contra el suelo.

El piano no se inventó para eso

Y, por norma general, cuando un artista sufre un percance en el escenario sigue actuando (a no ser, claro está, que le sea imposible); del mismo modo que el oficinista repite el Excel o el panadero sigue vendiendo pan apuntando las cuentas con un papel y un lapiz. Porque es su trabajo.

Es un trabajo muy guay, es algo que admiramos, es algo que nos deslumbra. Pero es su trabajo. Viven de ello. Y Madonna lleva muchísimos años viviendo de ello y haciéndolo lo suficientemente bien como para poder seguir viviendo de ello. No es una niña de 9 años que se ha caído del escenario en mitad de la función de fin de curso y huye corriendo presa de la vergüenza; ni es Rosa López equivocándose en mitad de una canción y soltando un «¡M’equivocao!«. Es una profesional. Y los profesionales saben trabajar. Y a veces pueden parar y descansar para recuperarse y a veces no. Si un bombero se pega un leñazo en mitad de un incendio, también se levanta y sigue trabajando aunque le duela; porque no tiene otra opción.

A Madonna no se le iban a quemar las extensiones si se sentaba un momento y volvía a empezar. Pero tampoco tenía otra opción: con la millonada invertida por todo el mundo en ese show, el show tenía que continuar.

«¡Puta escalera!«

Si está mal reírse de ella por ser «vieja«, también lo está ensalzarla como si Jesucristo se hubiera aparecido en pleno escenario anunciando el segundo advenimiento. Porque lo que pasó anoche no tiene nada de especial: vimos a una mujer haciendo su trabajo. Y haciéndolo bien. Por eso es absurdo hacer estudios filosóficos sobre la sociedad occidental, el valor del ser humano, la superación y el divinismo (como el de la Vanity Fair, que aún me tiene riéndome a carcajada limpia: «mujer tocada por la mano de Dios«… JAJAJAJAJAJAJA) basándonos en un accidente tan tonto como el de anoche.

«Madonna demostró que si te caes, te levantas«. ¿De verdad te hacía falta que viniera Madonna para que descubrieras eso? ¿Pretendes decirme que hasta anoche cada vez que te caías no sabías que hacer y te quedabas ahí como una tortuga bocarriba esperando que alguien te salve? ¿Me estás comparando un traspiés (por muy aparatoso que sea) con los problemas reales que vivimos en la vida día tras día?  Porque si de verdad hay quien pretende que alguien que ha perdido su trabajo o ha sufrido una desgracia tome como ejemplo a Madonna porque se pegó un hostión en mitad de una actuación y aún así siguió cantando… Whitney Houston, tenemos un problema.

Lo que hizo Madonna anoche no es ni más ni menos que lo que se espera de ella. Y me juego el cuello del bailarín que tiró de la capa (si aún lo tiene) o las manos del que hizo el nudo (si aún las tiene) a que mientras caía del escenario Madonna no iba pensando «¡Voy a levantarme y a terminar la canción porque soy una heroína y he de demostrar que hay que seguir adelante!» sino un simple y escueto «¡¡Mecagonlaputa!!«.

Pues eso: «Mecagonlaputa»

Al fin y al cabo Madonna es humana (y caga. Madonna también caga) y es consciente de que los humanos nos pegamos hostiones, hacemos el ridículo y no se puede hacer nada por evitarlo. Así que echadle un poco de humor al tema, porque no tiene absolutamente ninguna importancia.

Y, por favor, dejaos de profecías mesiánicas sobre el papel de la cantante como ejemplo poderosísimo para Occidente o de ensalzarla como si fuera la única persona en el mundo capaz de seguir trabajando tras pegarse un guarrazo. Si queréis ejemplos de perseverancia, superación, lucha contra la adversidad y todo eso que queda tan guay en los trailers de películas dirigidas por Angelina Jolie… estáis mirando al escenario equivocado.

Caer con estilo

¡UN MOMENTO!

En LASUPERQUEER.COM llevamos desde 2012 explicándote la actualidad LGTBI+ como nadie te la cuenta. Durante años pudimos dedicarle una gran parte de nuestro tiempo, pero en las actuales circunstancias empieza a ser incompatible mantener a la web (y a nosotros) con vida.
Monetizar una web como ésta sin perder la capacidad de ser críticos y aportar opinión es muy complicado, y por eso si alguna vez has pensado que nuestro trabajo era importante te pedimos que colabores y te hagas Patreon de la web. Son 2$ al mes y cuantos más seamos más tiempo podremos dedicarle a la página.

La situación es crítica, y si en un par de meses no conseguimos que el proyecto sea rentable es probable que LASUPERQUEER.COM desaparezca en 2021. ¿Nos echas una mano? 

Hidroboyhttp://lasuperqueer.com
Tengo Onlyfans y mucho sueño.

¡A DESPELLEJARSE!

-Publicidad-
X